WeCreativez WhatsApp Support
Estoy aquí para responder a todas tus dudas. ¡Pregúntame!
¡Hola! ¿Cómo puedo ayudarte?

Es indiscutible que existen diferentes tipos de dolores en los huesos. Donde algunos dolores pueden ser producidos por enfermedades que revisten cierta gravedad. Mientras que otros son producto de una mala higiene postural y otros simplemente pueden ser ocasionados por haber recibido algún golpe o por un mal dormir.

Pero en todo caso vamos a ver cuáles son las principales causas de estos dolores. Pero también sus posibles curas y sobre todo la mejor manera de prevenirlos. Para cada dolor existe una cura y todos se pueden prevenir de alguna manera tomando las precauciones necesarias para ello.

A continuación vamos a desglosar el tema y vamos a conocer una mejor manera de enfrentar la vida sin dolores en los huesos.

La artritis

La artritis es una de las principales causas de enfermedades en los huesos. Esta es una enfermedad que se manifiesta en las personas que por alguna razón se les desgasta la membrana o cartílago que envuelve todo el sistema óseo.

Esto produce un fuertes dolores en los huesos, que al quedarse sin esta protección se hacen vulnerables al frío. Y también al más mínimo apretón o pequeño roce con superficies duras. Las partes más susceptibles al dolor son las articulaciones.

La artritis reumatoudea se caracteriza por la inflamación de una membrana que recubre los huesos y sus articulaciones y se conoce como membrana sinovial.

Entre las causas más frecuentes de esta enfermedad que ataca a gran cantidad de la población, podemos decir que la más frecuente es la genética. Pero también infieren algunos factores ambientales y la alimentación y algunos tipos de bacterias, pero también puede ser viral.

Una de las formas de prevenir la artritis es realizando ejercicios a diario. Ya que el sedentarismo es una de las causas de esta terrible enfermedad. También una dieta rica en Fósforo a base de pescado es ideal para prevenir la artritis.

Otra forma más práctica es consumiendo Omega 3, vitamina E, Calcio, Selenio, leche de Soja, cereales, frutos secos, verduras y hortalizas.

Esta enfermedad no tiene cura pero se pueden consumir algunos medicamentos que ayudan a sobre llevar la enfermedad y se podrían considerar como un paliativo.

Mala higiene postural

La falta o desconocimiento de una buena higiene postural es causa segura de dolores en los huesos. Pues también es otra de la causa más frecuente en las personas que permanecen mucho tiempo sentadas debido a su estilo de vida.

Si las personas no toman una buena postura al permanecer en su sitio de trabajo, pueden llegar a padecer más temprano que tarde de fuertes dolores en la columna. Donde comenzarán a padecer entonces de lo que se conoce comúnmente como lumbago.

En realidad una mala higiene postural puede ocasionar dolores en los músculos, pero también en los huesos. Ya que se les fuerza a adquirir posturas que los contraen o los presionan hasta hacer que esta presión cause grandes dolores en los huesos.

Una de la mejores maneras de prevenir este tipo d dolores es aprendiendo a sentarse correctamente de manera erguida. También tratando de mantener los hombros en alto y el cuello y la nuca también erectas. Por ello no permitir que la columna vertebral se arquee formando una especie de lomo o joroba.

Los dolores provenientes de las malas posturas se pueden curar corrigiendo esta mala higiene y haciendo ejercidos. Y en algunas ocasiones es aconsejable el uso de fajas.

El cáncer

Sin duda alguna que la terrible enfermedad de cáncer en los huesos es una de las causa más frecuentes de dolores en todo el aparto óseo. Esta es una de las enfermedades más terribles de combatir y su cura o tratamiento a base de quimioterapia y de radioterapia. Donde ambas tendrán efectos secundarios de gran impacto.

Una vez que la malignidad se hace metastásica, ya los dolores arrecian y su cura se hace cada vez más compleja y dolorosa. El cáncer en los huesos se produce a causa de un desorden de tipo celular y en la mayoría de los casos es genético es impredecible.

Se puede combatir efectivamente y en algunos casos quizás se puede prevenir manteniéndose alijado de los vicios. Tales como el alcohol, el tabaco y todo tipo de drogas, también la alimentación es fundamental para prevenir el cáncer de huesos.

Llevar una vida sana, hacer ejercicios y vivir lejos de la contaminación ambiental pueden prevenir el cáncer de huesos. Pero la predisposición a padecerlo es casi ineludible.

La leucemia, es una de las variantes del cáncer que produce dolores en los huesos. Sin embargo se trata de cáncer en la sangre, pero se refleja en los huesos el dolor que caracteriza este terrible mal.

Osteomielitis

La osteomielitis es otra causa de dolores en los huesos y se caracteriza por una infección a nivel óseo. Pues es una infección súbita que puede devenir de una larga data y se localiza en la médula ósea. Este tipo de infecciones la causa un tipo de bacteria conocida como piógena o mico bacteria y además hongos.

Las posibles causas de este padecimiento pueden estar en la diabetes, traumatismos, hemodiálisis, y sobre todo aquellas personas que acostumbran inyectarse drogas con jeringas infectadas o no desechadas al primer uso.

Las infecciones pueden provenir de la piel originalmente o de los ligamentos, tendones y cartílagos, y de allí, es posible que pase a los huesos. Las bacterias y otros micros organismos pueden ocasionar una osteomielitis, y esto sí que se puede evitar. Siempre y cuando se mantenga una buena higiene y una alimentación sana, pero también evitando caídas y golpes.

Lesiones en los huesos

Las contusiones ocasionadas por golpes o por caídas, indiscutiblemente pueden degenerar en fuertes dolores de los huesos. Pero en este caso se puede decir que son dolores pasajeros y que este tipo de dolor se puede manejar con calmantes y reposo.

En caso de fracturas, es necesaria la pronta intervención de los médicos especialista en huesos. Como es el caso de los traumatólogos y posiblemente una intervención quirúrgica para colocar el hueso en su lugar en caso de que se haya desviado de su postura original.

En otros casos es necesario colocar una férula o tal vez un yeso que inmovilice el hueso fracturado mientras se vuelve a soldar.

Este tipo de tratamientos debe ser vigilado de cerca por un profesional si es grave. Y en caso de dolores provenientes de dislocaciones de menor envergadura, se podrán tratar con masajes para suavizar el dolor, la hinchazón y para tratar de volver a tonificar el hueso.

Una buena sesión de masajes es lo más recomendable en los casos de malas posturas, de dislocaciones o de dolores ocasionados por causa menores que no ameriten tratamientos más drásticos e invasivos.

Interrupción del suministro sanguíneo

Esta interrupción de suministro sanguíneo, se puede producir al manifestarse un cuadro de una anemia drepanocítica. En este caso es necesario recurrir a transfusiones de sangre y trasplante de médula ósea.

Trasplante de médula ósea

Trasplante de médula ósea

Este es un procedimiento un tanto complejo ya que este tipo de trasplantes debe realizarse tomando en cuenta la compatibilidad de uno de los familiares. O habiendo tomado la precaución de haber congelado la placenta de la persona al nacer, esto es con la finalidad de recurrir a las células madres.

La Clínica de Fisioterapia en el Barrio de Salamanca se ha ganado una reputación encomiable por su enfoque centrado en el paciente y sus avanzadas técnicas de tratamiento, siendo una elección predilecta para quienes buscan atención fisioterapéutica de calidad superior.